Factores de Riesgo.


Los pacientes que tiene más riesgo de desarollar cáncer de tiroides son:


- Pacientes con antecedentes familiares de cáncer de tiroides

- Sometidos a radiación en cabeza o cuello.

- Pacientes sometidos a dietas pobres en yodo (raro en Chile).


Síntomas.


No suelen presentar síntomas hasta que el cáncer está muy avanzado, el síntomas más frecuente es un aumento de volumen en el cuello. Es por eso la importancia de un diagnóstico precoz.


Diagnóstico.


Se realiza con el estudio de una muestra de tejido del nódulo tiroideo sospechoso de cáncer. Su endocrinólogo debe determinar si la lesión requiere estudio con biopsia. Habitualmente la biopsia de tiroides se realiza bajo visión ecográfica  con punción del nódulo tiroideo con aguja fina o trucut bajo anestesia local. La muestra obtenida es enviada al patólogo, quien determina si hay presencia de células cancerígenas en el estudio 


Tipos de Cáncer de Tiroides.


​En la glándula tiroides se pueden originar muchos tipos de crecimientos y tumores, generalmente en forma de nódulos tiroideos.

La mayoría de los nódulos tiroideos son benignos (no cancerosos en el 95% de los casos), pero otros son malignos (cancerosos), es decir, se pueden propagar a los tejidos cercanos y a otras partes del cuerpo.


Los cánceres de tiroides pueden ser diferenciados (originados de las células foliculares tiroideas), que son los más frecuentes (90-95%) y de mejor pronóstico (papilares y foliculares). Los carcinomas papilares son los más frecuentes (90-95% de los casos), suelen crecer muy lentamente, y por lo general se original en un solo lóbulo de la glándula tiroides. A pesar de que crecen lentamente, los carcinomas papilares a menudo se propagan a los ganglios linfáticos en el cuello. Aun así, estos cánceres a menudo se pueden tratar con éxito, y pocas veces causan la muerte. Su tratamiento es quirúrgico, y puede ser necesario complementar la terapia con yodo radiactivo.

En los otros tipos de cáncer de tiroides, se encuentra el carcinoma medular de tiroides (2-4% de los cánceres de tiroides), que se origina de las células C de la glándula tiroides. Son más agresivos, de peor pronóstico (no pueden ser tratados con yodo radiactivo), y pueden tener asociación familiar y asociación a otros tumores endocrinos. Más raros son el  linfoma tiroideo, cancinoma pobremente diferenciado y el anaplásico, que corresponden al <2% (los dos últimos tienen pésimo pronóstico).


Tratamiento.


El tratamiento del cáncer de tiroides es quirúrgico y debe ser realizado por un cirujano de cabeza y cuello, posterior a la cirugía puede ser necesario un tratamiento asociado con yodo radiactivo, que será determinado por su endocrinólogo una vez que tenga el resultado de la biopsia definitiva de la biopsia de la cirugía de tiroides. Habitualmente después de la cirugía es necesario que los pacientes usen suplementación hormonal  con levotiroxina, por el hipotiroidismo postquirúrgico.

Cáncer de Tiroides


El cáncer de tiroides es un cáncer que se origina en la glándula tiroides.


Para poder entender el cáncer de tiroides, resulta útil conocer sobre la estructura normal y el funcionamiento La glándula tiroidea tiene dos tipos principales de células: 

a) Las células foliculares usan yodo de la sangre para producir las hormonas tiroideas, las cuales ayudan a regular el metabolismo de una persona. Demasiada hormona tiroidea (una afección llamada hipertiroidismo) puede causar que una persona tenga palpitaciones aceleradas o irregulares, dificultad para dormir, intranquilidad, hambre, pérdida de peso y una sensación de calor. Por otra parte, muy poca hormona (hipotiroidismo) causa que una persona sea más lenta, se sienta cansada y gane peso. La cantidad de hormona tiroidea segregada por la tiroides es regulada por la glándula pituitaria, en la base del cerebro, la cual produce una sustancia llamada hormona estimulante de tiroides (TSH, por sus siglas en inglés).


b) Las células C (también llamadas células parafoliculares) producen calcitonina, una hormona que ayuda a controlar cómo el cuerpo usa el calcio.


c) Otras células menos comunes en la glándula tiroidea incluyen las células del sistema inmunitario (linfocitos) y las células de apoyo (estromales).

Cada tipo de célula genera diferentes tipos de cáncer. Las diferencias son importantes porque afectan cuán grave es el cáncer y el tipo de tratamiento que se necesita.


Endocrinología, Diabetes y Metabolismo

​Endocrinología en Antofagasta

Llámanos: 055 2281050